Curiosidades del Cannabis

Tipos de hachís: las variedades más famosas y apreciadas por los aficionados

Los verdaderos entusiastas lo saben, igual que para las inflorescencias, también hay muchas variedades para el hachís. Las diferencias entre un tipo y otro de hachís se refieren a la textura, el aroma, el color pero también al efecto del humo en cuestión. En nuestro artículo te contamos cuáles son los hachís más famosos del mercado y te mostraremos sus principales características.

Hablamos largo y tendido sobre las diferencias entre el cannabis y el hachís en este artículo, ya os hemos explicado que este tipo de derivado del cannabis puede dar unos efectos muy especiales y que, incluso a nivel aromático, es capaz de ofrecer experiencias muy interesantes.

Este concentrado de cannabinoides tiene una historia muy antigua y está muy relacionado con la espiritualidad en muchas culturas. En India y Oriente Medio tiene incluso un pasado centenario mientras que en Europa llega en la era moderna y se ha extendido ampliamente desde el siglo XVIII. Hoy es un producto muy querido y con muchos seguidores también en España y, si quieres saber más sobre él, descubrirás que la zona de origen definirá todo sobre la tipología. De hecho, todos los países que históricamente producen hachís han desarrollado métodos de procesamiento y tratamientos muy peculiares a lo largo del tiempo que, obviamente, dan lugar a productos únicos.

Aquí están las principales variedades de hachís, dónde y cómo se producen, pero sobretodo, cuáles son sus efectos más característicos.

También te puede interesar: Características de la genética, DIESEL: entre historia y leyenda.

Charas

Charas es el tipo de hachís más extendido en la India y se usa mucho en territorios donde para los hombres el consumo de cannabis está ampliamente tolerado (aunque prohibido por ley). De hecho, el cannabis crece abundantemente en Pakistán, el norte de la India y en las zonas que bordean la cordillera del Himalaya y en todas estas zonas tiene un pasado muy importante y se ha utilizado durante mucho tiempo como cura ayurvédica y herramienta espiritual. La peculiaridad de este concentrado es que se elabora a partir de cannabis no seco sino fresco, en particular el procesamiento consiste en frotar cogollos frescos entre las manos para recolectar mecánicamente la resina y luego hacer bolas o panes con ella. La consistencia del producto obtenido es blanda, maleable y poco homogénea. El color es marrón oscuro por fuera (debido a la exposición a la luz) y más claro o verdoso por dentro. Charas no dura mucho en comparación con otros tipos de hachís pero su aroma dulce y especiado combinado con efectos decididamente marcados y muy relajantes, lo convierten en un producto realmente excelente.

Hachís Afgano

Una de las variedades más extendidas en el mercado es sin duda el hachís afgano, un concentrado típicamente producido en Afganistán, un país donde el crecimiento espontáneo de cannabis es muy típico, pero también lo es el cultivo para el consumo local, aunque sobretodo para la exportación (que tuvo un verdadero auge en los años 60). Aún hoy Afganistán es el principal productor de hachís del mundo y por ello muchos asocian el término genérico hachís precisamente con cannabis de tipo/origen afgano. En su país de origen se llama ”chars” y nace de tricomas extraídos de cogollos ya secos mediante técnicas estrictamente mecánicas y manuales. Este concentrado de cannabinoides y aroma (que podríamos identificar con el kief) es luego hidratado, calentado y trabajado a mano hasta obtener una pasta maleable pero bastante densa y compacta de color marrón oscuro. Si por casualidad tienes en tus manos hachís afgano original, descubrirás que tiene un aroma muy fuerte y que su potente humo garantiza un efecto sedante bastante potente (debido a la fuerte prevalencia índica de las plantas locales).

Hachís Pakistaní

Hagamos un breve comentario sobre el cannabis paquistaní, que alguna vez estuvo muy extendido, pero que ahora es menos fácil de encontrar. Producida principalmente en las regiones de Chitral y Swat, es muy parecida a la afgana: oscura, maleable y con un aroma muy fuerte. El efecto es claramente narcótico, como el hachís que viene de Afganistán.

Hachís Kashmir

Cachemira es una región conflictiva de mayoría musulmana ubicada en las montañas del Himalaya en el norte del subcontinente indio, entre India y Pakistán. Ambas naciones reclaman soberanía, pero el verdadero rey de Cachemira es sin duda su preciado hachís, llamado precisamente Kashmir. Es claramente compacto, bien prensado y de color oscuro por fuera, con tonos verdosos por dentro. Se caracteriza por un aroma muy especiado y un humo extremadamente aromático y aterciopelado que no irrita en absoluto la garganta. Su maleabilidad es variable porque suele estar enriquecido con aceites naturales que lo hacen más suave y fácil de trabajar. Este producto también es bastante raro en España, pero una vez probado dejará un recuerdo imborrable gracias a un gran subidón debido al alto nivel de THC.

Hachís Libanés

El valle de Bekaa en el Líbano es un paraíso para los fumadores, hogar de una buena parte de todo el hachís comercializado en el mundo. Aquí los grandes cogollos locales se secan al sol, el kief se prepara recogiendo los tricomas y todo se prensa bien en palmaditas que adquirirán una consistencia desmenuzable. El hachís del Líbano se divide en amarillo o rojo, el efecto del primer tipo es generalmente más cerebral que el del segundo. En principio, el cannabis libanés que llega a España se considera de mala calidad, sobre todo porque suele ser poco efectivo y extremadamente seco.

Hachís Marroquí

En la zona de Ketama y en general en el norte de Marruecos se produce mucho hachís. Las características son un aroma extremadamente picante y especiado que se convierte en un efecto suave y muy agradable en la garganta. Dada la producción intensiva, la calidad del producto suele fluctuar, el mejor tiene un color chocolate (por eso también se le llama choco) y se presenta más fresco y maleable. El efecto suele ser menos sedante y más cerebral que el hachís medio.

Nuestros productos

En CBWEED contamos con una amplia gama de resinas de alta calidad. Podrás encontrar muchos tipos de los que citamos en el artículo: Charas, Ketama y Kashmir. Además, contamos con m´ás variedades y genéticas increíbles: Malana Cream, Pineapple Express, Caramel y Super Pollen.

tipos-de-hachis

BEST SELLERS

19,90
45,00

GROWERS DEPARTMENT

VALORACIONES

NOVEDADES

Abrir una franquicia

ISCRIVITI ALLA

NEWSLETTER

ISCRIVITI ALLA NOSTRA NEWSLETTER PER RIMANERE AGGIORNATO SU TUTTE LE SCONTISTICHE, LANCIO DI NUOVI PRODOTTI E TUTTE LE NOVITÀ DEL MONDO CBWEED